Share:
Blog Image
4 febrero, 2024

Principios para una vida espiritual más simple

  • La vida espiritual es aquí y ahora, con lo que tienes y lo que eres. Ya no sirve irse a un monasterio o un retiro espiritual en medio del desierto. Allí no hay tentaciones, y por tanto no puedes poner en práctica ninguna virtud, ni perfeccionarte. La vida fácil del que está rodeado de paz y de personas que piensan como él o ella, no pueden poner a prueba su verdad, o sus creencias, y por tanto no puede saber si el camino que eligió es realmente bueno o no. Por tanto, no te vayas del mundo, porque es en el mundo donde tu espiritualidad, si es la correcta, será útil y te servirá tanto a ti como a las demás personas.
  • No te aísles de tus seres queridos, no te recluyas solo en el mundo de lo espiritual. Poco puede evolucionar alguien que solo se lo pasa leyendo sobre espiritualidad, o practicando meditación y oración, si luego no está preparado para afrontar los problemas de la vida cotidiana. Una espiritualidad así no sirve.
  • Hemos venido a un mundo material, en cuerpos materiales, con necesidades materiales, como la ropa y la comida, entre otras cosas. Por tanto, existe en el acto de vivir, un poder de aprendizaje enorme. Entonces no reniegues de lo material, solo no te dejes controlar por ello, no lo pongas como lo más importante, pero aprende a vivir en el mundo.
  • Hazte responsable de tu vida. No seas como esos que dicen que lo material no les importa, pero el plato de comida que comen, el techo que hay sobre sus cabezas, el libro que leen, y los cursos o prácticas que realizan, siempre los pagan otros con su esfuerzo y sacrificio. Si tanto quieres ser libre espiritual y mentalmente, comienza por ser honesto contigo, y trabaja para procurarte tú mismo o tú misma tu libertad material.
  • Además, hay en este acto una buena prueba de fuego para tu espiritualidad, ya que si después de trabajar duro por ganarte la vida y ganar tu propio dinero, aún quieres gastarlo en tus gustos espirituales, entonces sí, allí podrás decir que el dinero y lo material no te importan, y tendrás con qué comprobarlo.
  • Si en cambio, ahora que trabajas, prefieres comprarte el último móvil, o darte gustos, en lugar de comprar ese libro o pagar ese curso de espiritualidad que supuestamente antes tanto te gustaba (cuando no lo pagabas tú) entonces sabrás a ciencia cierta que nunca fuiste realmente una persona espiritual, sino que eras una persona materialista, pero con el esfuerzo ajeno.
  • El dinero no es ni bueno ni malo, lo material no es ni bueno ni malo, estas cosas son como un poder, o son como un arma, son elementos que potencian lo que ya eres. Si eres una persona malvada, los usarás mal, si eres buena persona los usarás bien. Lo material solo hace evidente y potencia lo que ya hay en tu corazón. Si eres egoísta, lo serás aún más cuando tengas éxito, y si eres humilde, lo serás aún más…
  • No creas que la vida es solo tentación y pecado. Eso es como creer que Dios es un mal padre, que quiere ver sufrir a sus hijos, o que es un ser con un sentido de morbosidad extremo, y por eso no quiere que comas, pero te dio el don del hambre, no quiere que tengas sexo, pero te dio deseos, no quiere que triunfes, pero te puso en medio de un mundo en el que tienes que trabajar para conseguir las cosas. Despierta, y comprende que, si estas cosas existen, es porque están aquí para perfeccionarte, para que las uses y aprendas algo de cada una de ellas.
  • Si este concepto de espiritualidad que te comparto resuena en ti, te motiva y despierta, por favor, no hagas de esto una religión, no molestes a nadie tratando de que crea en lo mismo que tú, no levantes templos ni lugares de culto, entiende que Dios y el Universo todo, quieren que seas consciente, y quieren que seas libre. Y no se puede ser libre cuando necesitas de una pila de ladrillos que están ancladas en un lugar, para poder orar, o para encontrar a Dios. Si quieres crear una verdadera religión, haz que sea personal.
  • Levanta un altar en tu corazón, ora donde lo sientas, en medio del bosque, mientras caminas, incluso en el baño si es el único lugar tranquilo que encuentras. Cuando hagas el amor, agradece y disfruta en nombre de Dios, y bendice la oportunidad de amar. Cuando bebas, siéntete bendecido de ese momento, cuando algo te duela, recuerda que antes estuviste bien, estuviste sano, y lo agradeciste, entonces acepta también el dolor, sabiendo que es parte del aprendizaje. Pero no dejes de buscar estar mejor, porque es en el impulso de hacer o de lograr, donde se encuentra la clave de todo, y no en la pasividad.
  • Escucha al creador, al absoluto, en todas partes y entiende, que no necesitas de lugares, ni de personas, para que Él te haga saber lo que quiere de ti… solo pregúntale y abre tu corazón.
  • No juzgues las creencias ni la religión de otros, no importa si creen o no en Dios, o si creen en que tiene una u otra forma. Entiende que Dios no le pertenece a nadie, y por eso se presenta a cada uno como a Él le apetece. Comprende que no importa si las personas creen en Él o no, porque no se trata de que crean.
  • Lo que a Dios le importa de las personas es que vivan, que tengan la experiencia de estar conscientes en este momento. Si Dios creó el Universo todo, entonces cuando un ateo toma agua, respira, come, ve los colores, escucha los sonidos, cuando una persona siente amor, siente gratitud, tiene éxito, sueña, cuando alguien, donde sea que esté, hace uso de la vida, Dios está feliz, porque estamos gozando de la creación.
  • En pocas palabras, cuando aquellos que no creen en lo espiritual o en Dios, viven sus vidas, entonces son creyentes, y su religión es la de estar vivos, y su sacramento es honrar la vida misma, ofrendando la gratitud de un día más en este mundo.
  • Por último, no dejes nunca de ser mejor, de actuar como un Ángel en la tierra, ayudando a que todo lo que te rodea mejore, y sobre todo, contagia vida a todos los seres que Dios pone en tu camino. Ese es tu mensaje, trasmitir sentimientos a los que están muertos interiormente, para que revivan y vean lo maravilloso de la creación.

*Fragmento del libro “Guerreros Orlados: el llamado de Mikhael” a la venta en Amazon.

VER EL LIBRO.

svg Scroll To Top

Follow Us:

svg